shutterstock_250375267

Inducción ovulatoria

En aquellos casos en dónde el problema radica fundamentalmente en el proceso de la ovulación, un tratamiento adecuado es realizar una correcta inducción de la misma. Existen diversos trastornos psico-organicos que acarrean trastornos en la ovulación, puede darse el caso de pacientes que ovulan antes de lo normal y otras que lo hacen después de lo que debería ser, dando como resultado la presencia de óvulos que muchas veces no tienen una capacidad de ser fecundados por el espermatozoide. Inclusive existen patologías, como por ejemplo el síndrome de ovario poliquístico, que pueden acompañarse de falta total de ovulación.

Para poder llevar a cabo esta alternativa terapéutica es necesario constatar que el resto de los estudios de fertilidad sean de características normales, dando a suponer que el problema de fertilidad radica únicamente en la ovulación.

Para inducir la ovulación puede utilizarse medicación por vía oral, como es el citrato de clomifeno, en dosis variables según la problemática de la paciente, o bien medicación parenteral como son las Gonadotropinas tanto FSH urinaria o recombinante como también la HMG. Sin importar la medicación que se utilice una condición de estos tratamientos es el seguimiento ecográfico a fin de controlar y evitar el embarazo múltiple.