Criopreservación de óvulos (vitrificación)

Desde hace ya algunos años existe una nueva técnica para preservar óvulos con excelentes resultados reproductivos. La vitrificación de óvulos es un procedimiento que está especialmente indicado en aquellas parejas que por razones éticas o morales no tienen deseos de preservar embriones al realizar una fertilización in Vitro. Es un valioso método para aquellas pacientes que tienen deseos de fertilidad futura y que debido a un problema oncológico deben realizar tratamientos de radio o quimioterapia, ya que estos son altamente tóxicos para el ovario. La vitrificación de óvulos también es utilizada en aquellas mujeres que desean retrasar su maternidad debido a razones personales.

Esta técnica consiste en reducir la temperatura a la que se expone el ovocito, de 22o C iniciales a -196° C de una manera súbita, tan rápida que la velocidad de enfriado es de 23.000 grados por minuto, a diferencia de las técnicas tradicionales donde la velocidad oscilaba entre los -0.3 y los -2o C. Es necesario incubar los ovocitos en una solución con alta concentración de crioprotector que evite los daños producidos durante la vitrificación, e inmediatamente después los ovocitos se introducen en nitrógeno líquido. De esta forma se transforma un cuerpo líquido en vítreo.

El proceso completo consistiría en una estimulación hormonal, y la extracción de varios óvulos mediante una sencilla intervención llamada punción ovárica. Una vez recuperado esos ovocitos, se vitrificarían en el laboratorio y se mantendrían almacenados en nitrógeno líquido durante un tiempo indefinido. Ésa es otra de las ventajas de este proceso, se pueden conservar indefinidamente, aunque se plantean los 50 años como límite ético.

Criopreservación de tejido ovárico

El diagnóstico de un cáncer afecta a todos. Pero cuando esto le sucede a una mujer en plena etapa fértil de su vida, o cuando incluso aún no ha llegado a ella, la pregunta de rigor es si podrá tener hijos. Si bien el cáncer en sí mismo no destruye la fertilidad, sí lo pueden hacer los tratamientos para combatirlo, como son la quimio y la radioterapia.

Es por eso que hace muy pocos anos surgió la posibilidad de dar una esperanza a las mujeres, que si bien aún está en fases de estudio, podría permitir que a futuro retomen su fertilidad o que, en su defecto, puedan revertir una menopausia causada por los tratamientos oncológicos.

Esta opción es la criopreservación de tejido ovárico, el procedimiento consiste en extraer mediante cirugía laparoscópica un fragmento del ovario, que no es más del 20% de éste. Luego se congela a una temperatura de -196° y se guarda.

Luego, en la segunda fase cuando la mujer o niña ha sido dada de alta de su tratamiento contra el cáncer, algo que ocurre generalmente a los cinco años de su diagnóstico, se descongela y se le reimplanta.

Este procedimiento se puede realizar a cualquier edad, desde niñas premenárquicas, a las que no les ha llegado aún la menstruación, hasta en mujeres adultas que no han arribado a la menopausia.

Esta es la principal diferencia con otras técnicas, como la criopreservación de ovocitos, debido a que esta última no puede ser aplicada en niñas pequeñas, lo que sí es factible con la congelación del tejido.

La ventaja de esta intervención es que no se extraen los ovarios en su totalidad, lo que permite que la mujer siga creciendo y teniendo su desarrollo y madurez sexual sin problemas.

Existe un porcentaje de pacientes que no pierde su función ovárica con los tratamientos, por lo que continúan con su vida normal, sin ver mermadas sus capacidades reproductivas ni ovulatorias, por lo que la opción de criopreservar su tejido actúa más bien como un “seguro de vida” ante una eventualidad posterior a su cáncer.

En el caso de que sí se destruyan sus ovarios por la acción de la radio y quimioterapia, este reimplante les puede devolver la posibilidad de tener hijos y/o la función hormonal. “El objetivo de la fertilidad no es el único, puede ser recuperar la función hormonal en una paciente que se quedó menopáusica a los 20 años. Desde el punto de vista del embarazo está aún en fase experimental.

Criopreservación de embriones:

Este método ofrece la posibilidad, siempre que la pareja así lo desee y cuando existan ovocitos fertilizados o embriones en cantidad suficiente, de criopreservar. De esta manera, contando con la posibilidad de elegir los mejores embriones para transferir y, criopreservando los demás, se mejoran los resultados del tratamiento, se disminuye el riesgo de embarazo múltiple y permite realizar un nuevo intento sin necesidad de estimular la ovulación nuevamente.

Conociendo esto, una clave para poder realizar una transferencia de buenos embriones luego de un FIV o un ICSI se basa en poder seleccionar. Es decir que, teniendo más embriones que sólo aquellos que se transfieren, se puede, luego de elegir los mejores, transferirlos y criopreservar los demás.

Fue descrito en la literatura numerosas veces que los embriones de buena calidad tienen mayor probabilidad de originar un embarazo.

Aproximadamente el 65% de los embriones suelen ser de buena calidad, mientras que el 35% restante serán de calidad deficiente.

Si la pareja ha decidido no criopreservar, más allá de la cantidad de ovocitos maduros conseguidos, sólo se utilizarán unos pocos para asegurar la fertilización y así obtener los embriones necesarios para transferir. Ahora bien, como no habría margen para seleccionar, se transferirán los embriones que hubiere, ya sean de buena calidad o no. Por el contrario, si la pareja decide criopreservar y además puede realizarlo porque han tenido varios óvulos maduros, y por otra parte la fertilización ha sido lo suficientemente buena como para que se formen más que los embriones necesarios para transferir, entonces se podrá elegir a los mejores y reservar a los demás para una próxima transferencia.
Es decir que el objetivo más importante de la criopreservación de embriones es el de poder realizar una transferencia de los embriones de mayor potencial de desarrollo y la chance de otra transferencia sin pasar por todo el procedimiento nuevamente.