¿Sabías que desde el año 2010, todos los 4 de septiembre se celebra el Día Mundial de la Salud Sexual?


Por eso, te compartimos esta nota de la Dra. Magdalena Marconi

¿Alguna vez te preguntaste como estaba tu salud sexual y reproductiva? Tendemos a prestarle atención a varios aspectos de nuestra salud, pero de la sexual ¿nos ocupamos realmente?

En estos últimos tiempos de pandemia donde el confinamiento, la distancia social, consecuencias sociales y económicas han implicado en forma directa sobre la salud sexual de muchas personas.

Desde el 2010 se celebra el 4 de septiembre el día de la Salud Sexual y Reproductiva, que nos invita a tomar conciencia que nuestra sexualidad es un derecho que tenemos para poder vivirla plenamente. La sexualidad es un aspecto central del ser humano, la cual no podemos reducir simplemente el sexo o genitalidad. Abarca un abanico de cuestiones que van desde la identidad de género, el erotismo, el placer, la intimidad hasta la reproducción, por lo que atraviesa a la persona a lo largo de toda su vida.

La OMS define que tenemos la posibilidad de ejercer una vida sexual plena, saludable y placentera. Con el correr de los años la ley fue avanzando y logrando abarcar varios aspectos. Hoy sabemos que contamos con estos derechos:

  • Disfrutar una vida sexual saludable y placentera, sin presiones ni violencias.
  • Acceder a información y atención, con respeto y confidencialidad.
  • Recibir atención gratuita e integral de la salud sexual y la salud reproductiva.
  • Acceder a la interrupción del embarazo (IVE/ILE)
  • Vivir la identidad de género y la orientación sexual libremente.
  • Elegir si tener o no hijas/os, con quién, cuántas/os y cuándo tenerlas/os.
  • Elegir y recibir métodos anticonceptivos de manera gratuita en hospitales, centros de salud, obras sociales y prepagas.
  • Acceder a tratamientos de reproducción médicamente asistida.
  • Acceder a los tratamientos para modificación corporal de acuerdo a la ley de identidad de género.

Los que hemos transitado el inicio y evolución de esta ley tenemos el agrado de ver y vivir muchos de los efectos positivos que ha logrado en nuestra sociedad. Son muchas las personas y parejas que hoy pueden disfrutar de su sexualidad sin sentirse discriminados, que tiene acceso a diferentes centros de salud en forma libre y gratuita y muchos que han logrado su deseo de maternidad y/o paternidad gracias a la Ley de Reproducción.

Es muy probable que las generaciones futuras no necesiten cuestionarse estos derechos. Gracias a la evolución de la sociedad serán aspectos que no necesitarán de una ley ni de un día especial que nos recuerde que estamos en esta vida para vivirla plenamente, incluida nuestra sexualidad y reproducción.


Dra. Magdalena Marconi.

Ginecóloga Infantojuvenil

MP: 10155

Write a comment:

*

Your email address will not be published.