La fertilidad de una pareja puede estar atravesada por diversos factores que no siempre son femeninos. Es decir, que cuando hay problemas de fertilidad, los causales pueden provenir tanto del hombre como de la mujer.En esta oportunidad abordaremos las posibles causas de infertilidad masculina que se agrupan de la siguiente manera:

  • Factor pretesticular o endocrino: alteraciones hormonales que afectan al desarrollo y/o función testicular.
  • Factor testicular: afectación directa de los testículos.
  • Factor postesticular: alteraciones en la salida de los espermatozoides.
  • Factor espermático: alteraciones en la calidad espermática directamente.

A pesar de haber diferentes causas, todas afectan de una manera u otra a la calidad del semen eyaculado. Para considerar que un varón posee una buena calidad seminal, debe cumplir con unos valores mínimos en cuanto a la concentración, movilidad, morfología y vitalidad de los espermatozoides.

Factor pretesticular o endocrino

Este tipo de esterilidad se debe a problemas en la regulación hormonal de la espermatogénesis, es decir, la producción de espermatozoides.Las hormonas secretadas por la hipófisis, LH y FSH, encargadas de actuar en la función reproductora del varón, pueden verse alteradas por alguno de los motivos siguientes:

  • Hábitos de vida poco saludables
  • Diabetes
  • Hipotiroidismo e hipertiroidismo
  • Hipogonadismo hipogonadotropo
  • Hiperprolactinemia

Estas alteraciones pueden deberse a problemas congénitos o ser causados por factores externos como algunas sustancias o fármacos (p ej. los anabolizantes), que pueden alterar a todo el sistema de regulación hormonal y producir problemas de fertilidad.

Factor testicular

Cuando se habla de un factor testicular, se hace referencia a cualquier alteración o defecto que afecte directamente a los testículos. La infertilidad masculina por una causa testicular puede haberse producido desde el nacimiento o bien por agentes externos en cualquier momento de la vida del hombre. Los comentamos a continuación:

Factores testiculares congénitos
se producen por alteraciones genéticas a nivel cromosómico (p. ej. en el síndrome de Klinefelter). También pueden darse a nivel genético, como en el caso del síndrome de Noonan, o si aparecen enfermedades producidas por defectos en genes del cromosoma Y.
Defectos adquiridos a nivel testicular
aquí se encuentran los efectos adversos producidos por fármacos, como los quimioterápicos, el consumo de drogas, la radioterapia, los traumatismos, las infecciones, etc. Las patologías más conocidas son el varicocele, la criptorquidia, la orquitis y el hidrocele.

Factor postesticular

La esterilidad masculina por factores postesticulares engloba todos aquellos casos que son debidos a obstrucciones o alteraciones en las vías seminales. Las vías seminales son el epidídimo, los conductos deferentes y la uretra, que deben ser atravesadas por los espermatozoides para salir al exterior una vez han sido producidos por los testículos.

Las causas de provocan está obstrucción pueden ser diversas como, por ejemplo, las infecciones, los traumatismos, los anticuerpos antiespermatozoides, la hipospadia o la fibrosis quística. La incapacidad de poder eyacular también está considerada una alteración a nivel postesticular.

Factor espermático

La esterilidad masculina por factor espermático es la más común. En esta categoría se incluyen las alteraciones de los espermatozoides que afectan directamente a su morfología, movilidad, vitalidad o concentración.

Para analizar la calidad seminal, se realiza un seminograma que permita diagnosticar las siguientes alteraciones:

– Oligozoospermia baja concentración de espermatozoides.
– Astenozoospermia mala movilidad en los espermatozoides.
– Teratozoospermia elevada cantidad de espermatozoides con morfología anormal.
– Necrospermia elevada cantidad de espermatozoides muertos.
– Azoospermia ausencia de espermatozoides en el eyaculado.

También existen otros factores que pueden afectar a la fertilidad como lo es la obesidad. 

Se calcula que entre el 25% y el 30% de los problemas de fertilidad están atribuidos a alteraciones en los niveles de calidad seminal. En algunos casos la obesidad puede ser la causante de que no existan suficientes espermatozoides sanos como para fecundar el óvulo y por lo tanto existan problemas para conseguir el embarazo.

Por los estudios realizados hasta el momento no se ha observado una única causa que explique un semen de peor calidad en los hombres obesos, parece que los factores más alterados son:

  • Menos volumen seminal.
  • Menor concentración de espermatozoides.
  • Peor maduración de los mismos.
  • Mayor índice de fragmentación de ADN espermático.

En este sentido, es probable que el organismo no sea capaz de generar la suficiente cantidad hormonal para que el proceso de la espermatogénesis se produzca de forma normal, los hombres con un IMC superior a 30 suelen tener bajos niveles de andrógenos, especialmente de testosterona, lo que afectaría a la producción de espermatozoides.

Si querés aclarar tus dudas o realizar una consulta andrológica, te invitamos a solicitar un turno con nuestro equipo especialista en reproducción. De lunes a viernes de 8 a 20 y sábados de 8 a 12 horas en Av. Colón 569, Ciudad de Mendoza; o telefónicamente al 4203546 o 4290223.

 

Write a comment:

*

Your email address will not be published.