En la actualidad existen muchas enfermedades graves que afectan a hombres jóvenes y que requieren tratamientos agresivos por lo general basados en quimioterapia o radioterapia produciendo alta toxicidad a nivel testicular y pueden ocasionar alteración en la calidad seminal ocasionando azoospermia (falta de espermatozoide) temporal o permanente.

Existen alteraciones eyaculatorias producidas por intervenciones quirúrgicas urológicas o retroperitoneales causando eyaculación retrograda o aneyaculación (falta de eyaculación en la relación sexual).

Para estas situaciones la criopreservación de semen constituye una posibilidad muy valiosa para los pacientes con deseo de fertilidad.
Gracias a técnicas avanzadas y con equipamiento moderno se pueden mantener conservadas muestras de semen en nitrógeno líquido manteniendo a muy bajas temperaturas (-196 C) para posteriormente ser utilizadas en tratamientos de fertilidad con muy buenos resultados.