Desde el primer caso publicado de inseminación con semen de donante en 1909, una gran cantidad de mujeres ha buscado el embarazo con esta técnica. La inseminación terapéutica con semen de donante (ITD) logra más de 10.000 nacimientos al año en U.S.A.

En la actualidad se recomienda el uso de semen de donante criopreservado, con cuarentena mínima de 6 meses para evitar el riesgo potencial de transmitir el HIV. Esto obliga a seleccionar donantes cuyos espermatozoides puedan sobrevivir mejor a la criopreservación.

Indicaciones 

La inseminación terapéutica con semen de donante es una opción válida para muchas causas de infertilidad: azoospermia, oligospermia severa, baja motilidad espermática, teratospermia, vasectomía con mal pronóstico de reversibilidad o fracaso de reversión quirúrgica, enfermedad genética conocida del hombre, mujeres severamente sensibilizadas al RH con una pareja RH+, hombres con disfunciones eyaculatorias incorregibles y secundarias a traumatismo, cirugía, medicación, enfermedad neurológica, daño medular, etc.; y es una opción reproductiva luego de quimioterapia contra el cáncer.

Evaluación de la mujer antes de ITD

Las parejas que consultan para ITD deberían ser sometidas a una breve evaluación de fertilidad femenina antes de invertir dinero, tiempo y expectativas.
Se lleva a cabo un interrogatorio y un examen físico, haciendo hincapié en factores de infertilidad o trastornos que podrían complicar un embarazo. Se obtiene una curva de temperatura basal durante un período de uno a dos meses para estimar la duración de la fase lútea y el momento ovulatorio. Podrán obtenerse análisis para detectar enfermedades de transmisión sexual en la futura receptora, a discreción de los centros y /o los médicos.

Matching donante-receptora

La homologación (matching) fenotípica con el hombre incluye estatura, color de ojos, color de pelo, raza, contextura física y grupo sanguíneo y factor RH. En algunos centros de otros países se obtienen fotografías de donantes y receptoras para asistir en el proceso de selección de muestras para inseminación.
Los tipos sanguíneos (grupo y factor) se seleccionan para que el tipo sanguíneo del niño/niña sea compatible con el de la pareja receptora. Los tipos sanguíneos son específicamente homologados cuando la receptora es RH- y ha sido previamente sensibilizada al antígeno RH. Cuando la mujer es RH- pero no está sensibilizada es preferible, aunque no imprescindible, un donante RH-.

Técnicas de inseminación

Luego de evaluar dos ciclos de temperatura basal se inician las inseminaciones, generalmente dos por ciclo, controlando el moco cervical. Con la aparición de los kits para detección de LH urinaria, esto puede reducirse a una inseminación por ciclo. En pacientes con ciclos irregulares y/o ciclos anovulatorios se induce la ovulación con citrato de clomifeno o gonadotrofinas coriónicas y se evalúa la respuesta con ecografía para lograr una sincronización adecuada de las inseminaciones,  generalmente provocando la ovulación con hCG.

Deberá evaluarse cada muestra de semen para inseminación con el objeto de determinar la motilidad pos descongelamiento y colocarse aproximadamente 0,3 ml en el canal cervical y el resto en la zona peri cervical, o en un “cap” o manteniendo el espéculo colocado en la vagina para una adecuada interacción moco-semen durante aproximadamente 5 a 10 minutos.