Por la Dra. Magdalena Marconi.

Si hay algo que nos frustra a los médicos es sentir que llegamos tarde al diagnostico o al tratamiento. Muchas me preguntan cuándo debe hacerse la primera consulta al ginecólogo. A veces es difícil decir una edad puntual porque cada niña tiene sus tiempos, pero sí podemos recomendar que cuando empezamos a notar en nuestras hijas esos primeros cambios como el aumento de la transpiración, la aparición del vello axilar o pubiano, o un pequeño bulto en una mama que pica o molesta, es un buen momento para consultar.

Si esperamos a que venga la primera menstruación quizás sea un poco tarde, porque lo ideal es prepararlas y explicarles a que se deben todos estos cambios.
Hoy los tiempos van cambiando y lo mismo sucede con el asesoramiento en anticoncepción, si hacemos la consulta cuando ya está de novia, puede ser tarde, seguramente ya inicio relaciones cuando nosotros los adultos nos enteramos. Por eso es importante que ella desde los 11 o 12 años sepa que tiene un espacio donde puede hablar de estos temas.  ¡Ah! y que no se te pase ponerte la vacuna para el HPV! Hasta los 13 años son dos dosis y gratis si naciste después del 2000.

Cuando ya estamos entrando en los 20 años, es importante conocer muy bien como son nuestros ciclos menstruales, si tenemos dolores o si seguimos teniendo mucho acné. Si ya iniciaste relaciones la recomendación es hacer el primer Papanicolau a entre los 21 y 25 años, no es necesario antes. Hoy existe la detección del DNA de HPV, que si te da negativo solo es necesario controlarlo cada 5 años, es decir solo 7 veces en toda tu vida.

Si ya cumpliste 30 años y no tenés planeado ser madre todavía, o es un proyecto a largo plazo, es un buen momento para que le pidas a tu ginecólogo de estudiar la reserva ovárica. Consiste solamente con un análisis de sangre midiendo la hormona antimulleriana y una ecografía transvaginal. La cantidad de óvulos con que nacemos se van perdiendo con el tiempo y eso no se recupera. Si la reserva ovárica esta disminuida, estás a tiempo de guardar óvulos o replantearte tu maternidad.

En cada control con tu medico es importante que te examine las mamas y que te enseñe como se hace el autoexamen mamario. A los 35 años se recomienda una primera mamografía, si está todo bien, seguirás los controles con eco mamaria y recién a los 40 se realiza la mamografía anualmente, no se puede reemplazar un estudio por otro…por más molesta que nos resulte la mamografía.

A partir de los 45, pueden aparecer los primeros síntomas de la menopausia como alteración del ciclo, sofocos, sequedad vaginal, irritabilidad, etc. Es un buen momento para hablar de que se tratan estos cambios y que podemos hacer para mejorarlos.
Si ya tenés 60, es importante que sigas los controles para el cuello de útero y mama. También es una edad donde hay que controlar los huesos con una densitometria, sobre todo si hay factores de riesgo. Y nunca olvidar los ovarios, ya  que por más que no menstruemos puede haber riesgo de cáncer de ovario.

Por eso no dudes en conocer que necesitas, cada edad tiene sus prioridades, y tratá siempre de ¡consultar a tiempo!

Write a comment:

*

Your email address will not be published.